Cuanto aquí esta escrito lo viví desde la Cuaresma de 2004, estando enferma y en cama, pasaron los años y todo escrito queda como realidad de mi Devocionario a la Santisima Trinidad en la hora del sufrimiento y la enfermedad. HOY, gracias a DIOS, estoy casi sana, trabajo y salgo al mundo a cantar la alegría del SEÑOR. EL TODO LO PUEDE. Estamos en el año 2010 y seguimos unidos en Cristo y María escribiendo, rezando....

isabel

isabel
isabel conde ramírez

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

Seguidores

lunes


SANTO ROSARIO DE NUESTRA SEÑORA LA SANTA VIRGEN MARÍA.


MISTERIOS GOZOSOS



1. Encarnación del hijo de Dios
A ti, Virgen María, a ti llegó un día el ángel de Dios, llamó a tu puerta y tu mano precediendo al impulso radiante de tu corazón, le abrió.
Mi mano mortal, sencilla y torpe sepa tomar ese impulso tuyo, madre, y abrir el alma al Dios que siempre aguarda tras esa puerta de amor eterno y paz infinita.
Dios te Salve María...


2. Visita de María a Isabel
Tan grande era tu gozo, tan inmensa tu alegría que no hallaste sosiego hasta acercarte a tu prima, a tu amiga Isabel. Supiste por el ángel que ella había concebido en su ancianidad, que su fe hizo el milagro y que ese milagro necesitaba el aliento que del vientre, bendito, latía saludando en Isabel al predecesor, al que debía allanar los caminos del Señor .
Dios te Salve María...



3. Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en Belén.
Y
el VERBO se hizo carne y habitó entre nosotros. ¿Qué sentiría el mundo? TODO y NADA. Cómo ahora, únicamente aquellos humildes corazones dispuestos a sentir, a vivir, a encontrar, a ser Hijos de Dios y a pedir para que esa familia se haga cada día mayor que, la miés es mucha y los obreros escasos...
Dios te Salve María...


4. Presentación de Jesús
En el templo y purificación de María
Alegría, alegría inmensa bajar del
Cielo para ser uno de nosotros, y
Ese día de júbilo cómo un hermano
se nos unió en la fiesta de la presentación.
Dios te Salve María...



5. Jesús perdido y hallado en el templo
Se acercó al mundo a aprender, a entender a ese hombre nacido de su obra creadora. Se acercó como un niño para escuchar como un niño.
Se acercó a deleitarse de los mimos que los ancianos ofrecieron a aquel niño inquieto y travieso que, desoyendo los consejos de sus padres, no quiso perderse las palabras de los sabios.
Y oyó, Y escuchó, y habló. Y, al igual que su Madre lo guardó todo en su corazón.
Dios te Salve, María...

Ofrecemos en estos misterios la inocencia temprana de nuestras vidas. Ofrecemos la ilusión que cada día, intentamos poner en nuestros ojos. Ofrecemos el corazón que desoye el trepidante palpitar de este mundo revuelto en el que se nos hace difícil, tantas veces, vivir. Pero, sobre todo, te damos GRACIAS SEÑOR por haberte fijado en María, esa mujer que pudo haber sido cómo cualquiera de nosotras y a quién tú diste, desde siempre, la gracia plena, para que se cumpliese tu obra redentora. Y te damos Gracias por ese hombre, San José, que pudo ser cómo cualquiera de nosotros y en tu gracia, sin medida, fue el hombre, el único hombre que pudo tener en sus brazos a nuestro Señor Jesucristo , desde la ternura de unos ojos que miran como un padre.




MISTERIOS DOLOROSOS




1- Oración de Jesús en el Huerto.
Una vida entera tras de ti, Señor, una vida aniñada en momentos dulces y tiernos de amor...Una vida lacerada en sufrimiento, lágrimas y dolor intenso, presagio de la noche que ya llega... Una vida hecha de sentimientos, de ojos que miran y ven, de esperanzas que saben pagarán un duro precio... Toda una vida tan larga cómo la noche que te acecha...tan corta cómo la fe de los tuyos que vencidos de sueño te abandonan...Una vida que merece ser vivida, merece consumirse hasta las heces, merece traspasar los umbrales del terror que custodian la esperanza. Una vida como la nuestra, porque mi Dios, nosotros también sufrimos nuestras noches...esas noches que se nos hacen eternas... son noches que queremos dejar atrás porque duelen... Son noches que nos hermanan a ti.
Dios te Salve María...

2- Flagelación de Jesús.
¿Cuántas veces nuestra cabeza dice: ¡para!, pero nuestro corazón no retrocede?. Herimos sin pensar...Sin darle vueltas hacemos daño. TODO el que podamos y, MAS. Y es: que sufrimos, a veces, ¡tanto!!!, que incapaces somos de pensar en los demás. Sólo nos queda descargar en los otros nuestra furia. Únicamente arrojar, sobre cualquiera que se acerque a nosotros, la ira, el horror y el dolor que sentimos por dentro. Sólo nos queda eso...AL MENOS, ESO QUEREMOS PENSAR... ¿Por qué?
Sí, mi buen Dios, nuestro corazón, también se pregunta ¿por qué?.
Dios te Salve María....



3. CORONACIÓN DE ESPINAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
"ECCE HOMO" "...He aquí el hombre"
Así te vio el mundo. Así: derrotado, ultrajado. Con apariencia de burla. Con una túnica sucia, rota, ajada. Con un báculo sujeto, de cualquier modo, entre tu hombro y tu brazo. Un cetro que pareces no poder siquiera sostener. Un pecho desnudo que soporta el frío y la ignominia. Un rostro caído coronado de espinas derramando sangre por doquier.
Túnica, cetro, corona, cuerpo, sangre, honor y gloria te pertenecen, Jesús.
Aunque el mundo, mi mundo, el que me toca vivir, te sigue viendo en la marchita figura que presentaste ante Pilatos, al pueblo, ante el Sanedrín. Los nombres, lugares y el pueblo han cambiado, pero, la ceguera persiste. Cuando cada uno de nosotros resiste a la tentación de la soberbia, del aparentar, de la riqueza, de el qué dirán... cuando, cada uno de nosotros acepta el dolor, el sufrimiento y la pena que dejó para él ese día...cuando cada uno de nosotros oculta la alegría, el honor y la gloria del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo unida en nosotros en la eucaristía...cuando, cobardes, nos negamos, a nosotros mismos... EL MUNDO SE "APIADA" DE NOSOTROS, ó, simplemente, NOS DESPRECIA.
Así es. Si aceptamos la túnica que apenas nos cubre; el cetro que ni sostener podemos; la corona del dolor que se nos clava profundamente...EL MUNDO NO ENTIENDE; Y MOFÁNDOSE NOS APARTA Y DESPRECIA.
No importa cómo llevemos nuestra corona de espinas en esa imagen, presente, pasado y futuro se entrecruzan.
Dios se hizo débil por nosotros. Dios habitó en nosotros y nos hizo fuertes. La VERDAD se abrirá en nosotros. LA VERDAD ES DIOS.
Dios te Salve María...



4.JESÚS CARGA CON LA CRUZ.
Padre Nuestro que estás en los cielos, ayúdanos a llevar la cruz de cada día. Sé tú nuestro aliento, nuestra fuerza, el cirineo que nos aguarda en la cuesta del camino.
Dios te salve María....


5.JESÚS MUERE EN LA CRUZ
...Líbranos de todo mal, ahora y en la hora de nuestra muerte, amen."
...Y el Cordero se hizo hombre y murió por nosotros.
La salvación nos viene del madero, de un trozo de leño que dio su fruto. La Salvación se nos hizo muerte para alcanzar la vida.
Recemos por todos nosotros, por todos aquéllos que al acercarse a una cruz solo ven muerte y únicamente sienten horror, miedo. Recemos por todos los que la abrazaron sin saber que lo hacían. Por los que al verla pasaron de largo. Recemos por la pena que sentimos al entrar en una iglesia con las puertas de nuestro corazón cerradas a cal y canto. Recemos para abrir nuestros ojos, subir al monte Calvario y arrojarnos a descender a Jesús del madero.

Dios te Salve María....


MISTERIOS DE GLORIA



1. RESURRECCIÓN DE JESÚS.
Aleluya, Aleluya, empieza el camino a nuestra resurrección. Empieza a germinar en nosotros el sentido de la vida. El sentido de nuestra enfermedad. El valor que añadimos a la continuidad de nuestros sufrimientos. Si de antemano no supiésemos de la alegría en la vida que nos espera, ¿Cómo podríamos sobrevivir en ésta?.
Dios te salve María...

2. ASCENSIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A LOS CIELOS.
"...os dejo: voy dónde mi Padre a prepararos una morada santa."
Señor, te vas. ¡No nos dejes por mucho tiempo!. Sí, sabemos que una morada santa nos aguarda. Sentimos que tu misericordia es tierna, infinita. Que nos muestra el camino cómo es. Naciste al igual que cualquiera de nosotros. La alegría, el sufrimiento no te fueron ajenos. Moriste cual mortal y, como todos nosotros haremos algún día, resucitaste. Y, subiste a los cielos a prepararnos la posada merecida. El principio y el fin. El alfa y la omega. Nacemos, morimos y vivimos de nuevo para no morir más. Atrás dejaremos el sufrimiento, fiel compañero que aderezó nuestras heridas. Lejos queda el tormento, las dudas, el padecer que duraba ya demasiado y poco o nada escocía. Seguimos la ruta por ti marcada. El sendero que nos llevará a tu Gloria.
Dios te Salve María...


3. VENIDA DEL ESPIRITU SANTO SOBRE LOS APÓSTOLES Y DISCÍPULOS REUNIDOS CON MARIA.
Donde está la Madre allí está el Hijo. En el corazón de María allí está Dios. Mi corazón es tuyo, María. Indigna soy de dártelo. Mas tu gracia dignifica el fervor de mi mirada que suplica cruzarse con la tuya. Tú sonrisa: ya me la regalaste.
Llegó el Espíritu Santo a ti y floreció el almendro.
Ahora recoges para mí esas flores, las pones en mis manos y juntas recibimos, de nuevo, al Espíritu que habita en nosotras y nos llena de su vida.
¡Espíritu de Dios, aviva en mí esa la llama!.
Dios te Salve María...


4- ASUNCIÓN DE LA VIRGEN EN CUERPO Y ALMA A LOS CIELOS.
Dichosos los ángeles que te vieron llegar. Dichosa la corte celestial entera que salió a tu encuentro. Dichosos los apóstoles que vivieron contigo y que ahora te ven subir a los cielos. ¡Madre, Santa y Pura, Bendita de mi corazón, anhelo de mi alma, mándale un beso mío a Jesús, al Padre y al Espíritu que venturoso te abraza.!
El Verbo se hizo hombre y nació de mujer. La Mujer se hizo horizonte y subió a los cielos.
Dios te salve María...




5. CORONACIÓN DE MARIA COMO REINA DE CIELOS Y TIERRA, MEDIADORA DE TODAS LAS GRACIAS Y ABOGADA NUESTRA.
Y naciste para servir, madre. Y para servir subiste a los cielos. Antaño serviste a Dios en su Santísima Trinidad, y ahora, sin dejar de servirle, nos sirves a nosotros de fiel defensora de nuestras causas, guardiana de nuestras virtudes, abogada de nuestros muchos defectos, paliadora de nuestros incontables errores.
¿Quién cómo tú, Señora, para este excelso cometido?. ¿Quién cómo tú para hacer del amor un servicio?. DIOS. Dios único y verdadero que habita en ti, y lo hace posible, habita en ti, y en ti en todos nosotros.
Dios te salve María-





MISTERIOS LUMINOSOS

1º Misterio BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
A cumplir la ley viniste,a ser uno más entre tu pueblo. Un corazón inmaculado como el tuyo no necesitaba recibir ningún bautismo. Los últimos serán los primeros. Los primeros serán los últimos. Juan, el de la caña que el viento no doblega, te recibió como a uno más. Él, que era el precursor de tus días, dejó a un lado su pensamiento y humilde entre humildes, no preguntó. Vertió sobre tu cabeza, Señor, aquel agua del Jordán tan usada ya por otros. Tus ojos bajos, recogidos en lo profundo de tu pecho lleno de vida para todos nosotros. El agua sencilla, temió abrasarse al resbalar por tu cuerpo. Temió no merecer tocar esa cabeza bendita que la bendeciría a ella.
El Señor, fue bautizado. El espíritu que sobrevolaba el mundo, descansó, finalmente. Se posó en su frente y reposó en su mirada.
El espítitu de Dios hoy está sobre mí......



2º Misterio LAS BODAS DE CANÁ
Alegría y alborozo en la boda allí están. Reunidos en la mesa padres, novios y demás. Invitados que felices celebran aquí en Caná. Jesús, su madre y amigos sentados allí al final, rien, cuentan en parábolas la dicha del familiar que se casa esta tarde y felices sí serán. “Hijo, se acabó el vino, Hijo ahora ¿qué será?. “ “Madre, qué, a mí me dices, madre no es mi oportunidad. Nada temas madre mía, nada la fiesta enturbiará.” . “Hijo, intranquila vengo. !Servidores vengan ya, y a mi Jesús hagan caso en todo lo que dirá!”.
Y se hizo el milagro, la obediencia se cumplió, Jesus a su madre presurosa socorrió con su gran don. El agua se tornó vino, el mejor vino fluyó. Invitados asombrados, alegría por doquier, y la fiesta se hizo grande, grande el invitado también.

AMEN




3º Misterio LA PREDICACION DEL REINO
Señor,llegó el momento. Tu camino empezó en Galilea, allí, pobres hermanos no supieron ver en ti más que el hijo del carpintero. De ese José que dió su vida por ti, que trabajó duro, que te amó con las entrañas de un padre, que murió en tus brazos de hijo.
Seguiste tu camino y llegaste por aldeas perdidas, caminos difíciles, hasta Jerusalen. De nuevo estabas allí. Tras aquellos cuarenta días, tras aquel bautismo del hermano Juan. Tras sentarte en una piedra que había junto a la fuente de la plaza del centro de la ciudad y mirar a tu alrededor : empezaste el camino.
Viste a una pobre anciana que a la entrada del templo dejaba una mísera moneda y con el rostro cubierto pasaba adentro para rezar. También hubo un mendigo, ciego de nacimiento que reclamaba una ayuda para comer un día más, unos le miraban con desprecio, otros dudaban de su enfermedad, muchos, se compadecían con el corazón, pero la bolsa la mantenía cerrada y bien protegida. Era ciego de nacimiento y sus padres le abandonaron a su suerte.
Tambien, observó una pobre viuda que no dejaba de incordiar a un magistrado, reclamando su herencia, pidiendole justicia. El hombre intentó escabullirse, ay! Cómo la conocía de tantas veces... pero, cansado ya le dijo: ven mañana a mi casa y te daré lo tuyo.”
“Sí. Jesús mío, era tu momento. Había mucho que hacer, las semillas preparadas estaban para la siembra y, estabas sin obreros para tanta miés.
El espíritu de Dios levantó tus pies y anduviste hacia el río y allí encontraste a tus primeros amigos.
Creo en Dios Padre Todopoderoso....


4º Misterio LA TRANSFIGURACION DEL SEÑOR
Desde tu nacimiento el verbo se encarnó en hombre. Vivió con los hombres. Los escuchó. Obró en ellos milagros. Hizo el bien. Se acercó a todos en parábolas. Preparó a los apóstoles. Y vio el mundo, el sufrimiento, las alegrías, las debilidades humanas, la fortaleza del hombre que cree. Y llegado a este punto necesitó más.
Marchó con alguno de los suyos, tan lejos de las aldeas como pudo. Les hizo hacer una tienda y les pidió que esperasen. Esta es la primera vez que lo haría, en la pasión, también les pidió que no le dejasen solo, pues los amaba.
Hicieron caso y Jesucristo se marchó caminando hasta dónde los ojos de sus amigos no le podían ver. No sé cómo fue. No puedo saberlo. Pero cielo y tierra se fundieron en este Hombre, en el Hijo del Hombre que abrasado de Espíritu habló con el Padre. Fue tal el signo grandioso que excelso recorrió los cielos y, los amigos, cegados, si llegaron a ver algo pero no entendieron..
Pasó un tiempo. Y Jesús Dios, volvió con sus amigos que absortos le miraban y reconocían en él a todo el universo.

AMEN.


5º Misterio LA INSTITUCION DE LA EUCARISTIA
Reunidos en la mesa, como tantas veces, pero hoy es distinto. Ya pasaron horas hablando y hablando. Del día, de las maravillas que habían visto . De los proyectos futuros. Jesús apenas hablaba, se delitaba mirándolos a todos. Leyendo en sus corazones. !Uf! Una tristeza le invadió de repente, un corazón dudaba... Se hizo el silencio, y alguien dijo: Maestro háblanos de lo que haremos... Él miró uno a uno con una ternura inmensa y única para cada uno de ellos, Juan, Pedro, Santiago, Felipe,...Judas. La mirada para este último fue la más especial, en un instante recorrió sus venas y le dijo ¿No sabes cuánto te amo?. Su cuerpo se revolvió y Judas dudó de lo sentido.
Entonces, Jesús sereno, amable, humano, les habló de los tiempos venideros, de lo difícil del camino, de que él no siempre estaría con ellos, pero que jamás les abandonaría. No esperó mucho para alzar su copa al cielo y mirando al infinito rezó por cada uno de sus amigos, rezó por el mundo, rezó por la vida y pidió perdón por los pecados del mundo entero. Bendijo la copa, el cáliz bendito y el vino se tornó sangre y bebió. Tomó un pedazo de pan, pan sencillo troceado por otros, y lo miró fijamente, quería amarlos en extremo, quería amarlos por siempre. Comió el pan, comió su carne.
Los ojos de aquellos que estaban allí, sintieron y vieron lo que no pudieron comprender y Jesús les dijo: Este es mi cuerpo que será entregado por vosotros, para la salvación de muchos, comedlo.
Esta es mi sangre derramada para aliviar el dolor de la injusticia y para conceder el perdón de los pecados. Bebed conmigo.
Y Haced esto en conmemoración mía.”
.QUE SEA POR SIEMPRE BENDITO EL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

--isabeldelasbenditasalmasdelpurgatorio
-

No hay comentarios: