Cuanto aquí esta escrito lo viví desde la Cuaresma de 2004, estando enferma y en cama, pasaron los años y todo escrito queda como realidad de mi Devocionario a la Santisima Trinidad en la hora del sufrimiento y la enfermedad. HOY, gracias a DIOS, estoy casi sana, trabajo y salgo al mundo a cantar la alegría del SEÑOR. EL TODO LO PUEDE. Estamos en el año 2010 y seguimos unidos en Cristo y María escribiendo, rezando....

isabel

isabel
isabel conde ramírez

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

Seguidores

viernes

mi VIERNES SANTO JUNTO A MARIA

VIERNES SANTO
Yo no puedo Madre entender tus silencios...
No puedo explicar los labios selllados;
tus lagrimas sin sollozos.
No puedo Madre bendita esperar toda una vida
con espadas en el pecho, corona de espinas.
Madre no puedo ir por esas calles sangrientas
rota por dentro queda por fuera...
No puedo verte abrazar a Maria la Magdalena
confortar sus tormentos, aullidos dolientes,
terror sabor a muerte.
No puedo sentir como tu, la elegida...
la inocente Madre del Cordero,
la humilde esclava de un Padre Bueno
que entrega a su hijo por amor nuestro.
Y te veo alli, cansada, corriendo entre casas viejas
calzadas empinadas oliendo a tu Hijo, a Vida entre la muerte.
Tu rostro, ofrecido al Espiritu, refleja confianza aun en el sufrimiento.
Tus manos, alzadas hacia el cielo, cerradas al abismo que esperan los muertos.
Tu pecho traspaso de espinas afiladas, puñales clavados al principio del tiempo.
Tus pies que caminan sobre escarpadas rocas sin fe sin entrañas que, vacias,
ignoran quien anduvo cargando cruz muy pesada salvando este mundo.
Madre, Madre, Madre, estoy aqui, 2000 años pasaron y sigo aqui mirandote,
viacrucis peremne, sufriente, valiente, fertil, intenso y remanso de almas.
Viernes Santo y tu figura Madre es la figura nuestra besando los clavos de Cristo
en cada Cruz, en cada Iglesia.
Viernes Santo que vivimos contigo Madre, que sufrimos contigo, Madre,
que con fe esperamos en nuestros brazos recibir ya su cuerpo, besarlo, embalsamarlo de aromas y saber que el dormido, que yace sobre nuestro, resucitara mañana abriendo los cielos a la eterna esperanza.
Madre queremos ser hoy como tu y guardar todo esto en nuestro corazon hambriento.


=isabel de las benditas almas del purgatorio= viernes Santo 2009

1 comentario:

María Cristina dijo...

Cuánta belleza en tus palabras, y qué gracia tan grande te da el Señor para hablar de lo que siente por su Mamá en esos momentos. Yo no sé escribirlo con tanta poesía y perfección al sentimiento, pero te aseguro que es lo que pasa en el volcán de mi corazón al pensar en Ella durante la Pasión. Desde ya puedes imaginar que el gran sufrimiento (y en especial el del corazón)de Jesús me parte el alma, pero el de la Mamá no puedo entender cómo lo sufrió. Será que soy madre (y abuela) y no sé que haría en esa situación. En fin, gracias por tus palabras que le ponen sonido a mis sentires. Jesús y María te bendicen. Soy María Cristina de Jesús (ocds), de Moreno, provincia de Buenos Aires, Argentina.