Cuanto aquí esta escrito lo viví desde la Cuaresma de 2004, estando enferma y en cama, pasaron los años y todo escrito queda como realidad de mi Devocionario a la Santisima Trinidad en la hora del sufrimiento y la enfermedad. HOY, gracias a DIOS, estoy casi sana, trabajo y salgo al mundo a cantar la alegría del SEÑOR. EL TODO LO PUEDE. Estamos en el año 2010 y seguimos unidos en Cristo y María escribiendo, rezando....

isabel

isabel
isabel conde ramírez

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

DE LOURDES A FATIMA ORACION Y VIDA

Seguidores

Archivo del blog

domingo


ORACIÓN A LAS SANTÍSIMAS LLAGAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Mi Dios, te miro y las lágrimas no vienen a mí.
No, aun no quieren alojarse en mis ojos.
De rodillas ante ti, mi frente busca tu rostro.
Cabeza caída a un lado; regada en sangre, dulzura de espinas derramadas.
Y mis manos se cierran en un puño de rabia.
Entonces, atisbo en el aire un rayo de luz, un reflejo de esperanza...
¿Dulzura de espinas derramada?

Sigo encogida, absorta, admirada.
Mi cuerpo cede a su peso. No estoy de rodillas, medio sentada...
Tu mano derecha abierta, rajada, clavada a un leño pétreo que agarra como un amado agarra
a su bien amada.
¿Amado, amada?.

Sin más giro mi estampa.
Mi mente no entiende. Mi corazón no alcanza a sufrir en propia carne la visión de una flor reventada por un clavo ensartada.
Mano izquierda. Mano muerta, mano entregada.
¿Muerta, entregada?.

Hasta aquí llego. Hasta aquí mi cuerpo aguanta.
Ni sentada, ni de rodillas, postrada mi figura se estremece...
Dos pies, uno sobre el otro, unidos, violentados, juntos en un clavo ensartados.
Pie derecho que sostiene tu mundo; sostiene tus huesos, tu cuerpo, tu alma.
Avanzas, quieto, clavado avanzas.
¿Avanzas?

Me quiero ir. Dejar de mirar al madero. Rechazar la estampa bendita de tu Cruz...
Pie izquierdo, atado, asido, morando en un pedazo de leño esparcido ante mi dolor.
No tengo más. No tengo más que ofrecerte.
¿No tengo nada?

Una lanza traspasa tu pecho. Una lanza traspasa tu calma. Una lanza abre una herida sangrienta
que todavía no ha sido cerrada.
Mi corazón palpita; se muere... no, calla.

Corazón que revienta en boca ajena.
Corazón que ofrece lo que no tiene.
Corazón que camina, se entrega.
Que muere porque al fin dulcemente ama.
MI CORAZON, SEÑOR, VIENDOTE EN LA CRUZ, SE LLENA DE TI.

ISABELDELASBENDITASALMASDELPURGATORIO-

No hay comentarios: